Empacando Sueños

0
608

La Salida de mi nido

Una hermosa tarde salí de mi nido, rumbo a lo desconocido, llevaba conmigo una pequeña maleta, cargada de sueños y grandes iluciones; no le permitiría a nada ni nadie que me detuviera del rumbo que había decido tomar.

Junto a mi padre compramos el voleto que nos transportaría a la meta fíjada, pasaron varios días; para ser mas exacta tres días y dos noches, la travasía se hacía cansada pero la ilución de descubrir un nuevo mundo me mantenía con los animos muy altos y los sueños crecían cada vez mas y mas.

Me invadía la melanconlía y el dolor de haber dejado atras a mis dos hermanos, mi madre, mis amigos de muchos años y un amor abandonado, que me inploraba que no me marchara.

Al cabo del viaje, había perdido 5 kilos de peso, pero eso no era ningun problema, por que finalmente me encontraba frente a la tierra de las oportunidades, la tierra que prometía una futuro mejor, la tierra del sueño americano.

Sqribble Auto Job Finder

En compañía de mi padre habíamos emprendido la gran aventura, lamentablemente cuando llegamos al punto de reunión donde se supone que seríamos hospedados por una familia que nos recibiría para iniciar la travesía del cruce  fronteriso; esa familia no existía en su lugar vivían dos ancianos que a duras penas sobrevivían, ahí recibí la primera desilución de personas que abusan de tu confianza para burlarse de tu necesidad y matarte las iluciones.

Sin embargo eso no me haría desistir de perseguir mis sueños y mucho menos de volver atras, los planes ya estaban trazados, solo era cuestión de tiempo, y no parar de luchar para lograr alcanzar la meta.

Con solo $60 pesos mexicanos en el bolsillo, y un inmenso deseo de prosperar; no podíamos pagar un guía que  nos cruzará, asi que tendríamos que buscar otra alternativa y optamos por la mas economica, cruzar solos a la deriva y por instinto propio, solo la mano de Dios nos guiaba y guardaba.

Estudiamos el panorama y al caer la tarde de ese domingo 3 de abril de 1988, nos adentramos a las montañas de la frontera de Tijuana con San Isidro, no desistiríamos hasta intentar hacer el recorrido que nos conduciría hasta la tierra prometida, caminamos desde las 7:oo de la tarde hasta las 4:00 de la mañana.

Durante nuestro recorrido enfrentamos muchos desafíos y fuertes momentos de desaliento, parecía que no lo llegaríamos, pero al final lo logramos.

Para la media noche estabamos agotados de caminar y nuestra boca seca por la sed que nos agobiaba, no teníamos agua, solo un mar inmenso que nos acompañaba en nuestro recorrido, nos detuvimos por unos instantes y nos mojamos la lengua con el agua salada, y continuamos, no queriamos parar ya que habiamos atravesado la zona montañosa y de pantanos con paredes de espigas, lo dificíl ya lo habiamos recurrido, ahora era caminar por la ciudad pero, hacia donde? No sabíamos hacia donde dirigirnos, asi que vimos la adana de la marina y le preguntamos por la entrada, el oficial nos apunto hacia la autopista, y nos lanzamos como niños perdidos e inocentes, no sabiamos el grado de peligro que había en ello.

Asi que caminamos hacia el Norte en la autopista I-5 por un lapso de 4 horas, hasta que una patrulla de policia que viajaba hacia el Sur, nos encendio la sirena, y corrimos cual liebres asustadas hacia arriba del muro del freeway  para llegar a la via del tren y ahi nos tiramos a dormir, agotados ya casi sin fuerzas para continuar.

Wholesale and Dropship Program

Para las 6:00 de la mañana pasa el tren por el area y nos despierta con el sonido que anunciaba su llegada, dimos un salto entre dormidos y asustados, nos perdimos entre las calles de la ciudad, para evadir la emigración que rondaba el area y adentrarnos en la ciudad para lograr encontrar un empleo.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here